La fucsia (Fuchsia Magellanica) también conocida como “pendientes de la reina” es un arbusto muy elegante y bello. Destaca por sus flores colgantes, grandes y de colores vistosos y suele mantenerse con flor desde la primavera hasta el otoño.

Lluz: es una planta que necesita mucha luz, pero debemos evitar su exposición directa al sol, así que lo mejor es encontrar un espacio con sombra.

Temperatura: la Fucsia no tolera las temperaturas bajas (inferiores a los 10ºC) así que para poder ser cultivada en exterior necesita un clima cálido. En invierno debemos protegerla del frío o trasladarla al interior.

Riego: durante la época de floreció debemos mantener la tierra siempre húmeda. Es importante que la planta disponga de un buen drenaje i se recomienda polvorizarla frecuentemente para mantener la humedad, sin mojar las flores. En inverno, cuando la planta está en reposo, tenemos que reducir el riego al mínimo.

Substrato: rico en materia orgánica. Durante la primavera y el verano se recomienda abonar la planta cada dos semanas, añadiendo fertilizante al agua de riego.